19/2/18

# Mi vida en USA

(+210) MÁS FELIZ QUE NUNCA



¡Hola! Me he vuelto a saltar una semana y ya no tengo ni perdón, pero os traigo ya todo lo que he hecho durante estos últimos quince días.

El martes fui por primera vez a 4640, el youth group del que ahora formo parte. Los youth groups son grupos de jóvenes que se reúnen una vez a la semana; prácticamente cada iglesia tiene uno, y en el caso de la iglesia en la que mi host dad es pastor, nos reunimos cada martes. Las instalaciones son una pasada, unas de las mejores del estado: cancha de baloncesto, colchonetas, bar, escenario...

Al llegar, tenemos media hora para hacer lo que queramos: jugar al volley, hacernos un chocolate caliente, charlar, etc. Después de eso, hay un sketch o mini-actuación graciosa y luego empieza lo que es el servicio religioso, que consiste en el worship (parte en la que rinden culto a través de música) y el sermón; a pesar de como suenan, ambas partes son súuuper entretenidas y diferentes a lo que estamos acostumbrados a ver en las iglesias católicas. La verdad que fue una experiencia increíble, conocí a un montonazo de gente y me alegro muchísimo de poder ir cada semana a partir de ahora.




El jueves tras el entrenamiento fuimos a The Palette, un sitio aquí en la ciudad en el que, dependiendo del cuadro que vayan a pintar, escoges una fecha y, con ayuda de una profesora, lo haces tú por ti mismo. Tienen música y bebidas, por lo que se hace súper entretenido y, aunque mi resultado fue más bien patético, me lo pasé muy bien.


Después fuimos a cenar a Tequila's, un restaurante mejicano al que ya había ido en otoño que hace unos platos increíbles.

El viernes fue la senior night de baloncesto, en la que se rindió homenaje a los estudiantes de 2º de Bachillerato por ser su último partido en casa: dieron unos discursos, les entregaron flores a sus padres y, por tradición, fueron titulares en el partido de Varsity. Yo no me esperaba para nada ser titular, pero el entrenador me sorprendió diciéndome que yo técnicamente era una senior, y que por tanto era una de las cinco jugadoras que empezaban el partido, lo cual me hizo una ilusión increíble.

El sábado fuimos a Vail para jugar otro partido. Vail es, junto con Aspen, uno de los lugares más cotizados del estado, especialmente por sus pistas de ski. Las casas son impresionantes y el instituto al que fuimos tiene unas instalaciones inmensas. Como ya es costumbre, perdimos, pero pudimos para en el Domino's Pizza para cenar, lo cual nos hizo olvidarnos por completo de la derrota. 


Tras un accidente debido a la nieve en las carreteras en el que a mi mini-bus no le pasó nada, y  del cual todo el mundo en los otros vehículos salió perfectamente, llegamos a Grand Junction prácticamente a medianoche.

Allí me esperaban en casa, aparte de Marija, dos amigas más: Sara, la italiana, y Hailee. Pasamos la noche todas juntas y, como era de esperar, dormí menos horas de las que ya esperaba dormir, pero nos divertimos mucho.

El domingo por la mañana, tras preparar tortitas todas juntas, fuimos a la iglesia para la misa de domingo, en la que mi host dad era el encargado de dar el sermón ese día. Después de esto y de que no emocionase un poco con lo que dijo, fuimos a comer a Rooster's, el sitio de alitas de pollo al que ya había ido el primer domingo.

Terminamos el día yendo al cine para ver la película I, Tonya, que cuenta la historia de Tonya Harding, una patinadora cuyo caso se hizo muy famoso en los 90 y del que, si estabais vivos por esas fechas, seguro que oisteis hablar.


La semana siguiente fue increíblemente estresante, hacía tiempo que no me agobiaba tanto con deberes y exámenes, pero aún así me lo tomé con calma: fui a 4640 el martes, tuve un partido de baloncesto el miércoles... Además, fue San Valentín, por lo que las taquillas se llenaron de regalos entre las parejas del instituto. Yo, aparte de algún detallito de unas amigas, recibí, con Marija, una sorpresa por parte de nuestros host parents, y es que nos regalaron chocolates y tarta. De verdad que es increíble lo mucho que les tengo que agradecer en poco menos de un mes.


El jueves fue, por fin, el día que llevábamos semanas esperando: el baile de San Valentín. Nada más llegar del entrenamiento, fui a casa, donde mi host sister me maquilló, y me preparé junto con Sara y Marija. Después de las clásicas fotos pre-baile, fuimos al gimnasio del instituto, que estaba repleto de globos rosas y corazones en las paredes, y disfrutamos del baile de invierno.

Cuando terminó, fuimos con unos amigos a la bolera a jugar al billar y, después, a Taco Bell, que sin duda se ha convertido ya en uno de mis "restaurantes" favoritos. La verdad que fue una noche súper divertida en la que creo que no nos pudimos sentir más como adolescentes americanas.




El viernes tuve mi último partido de baloncesto. La verdad que es increíble pensar que se acaba ya mi segunda temporada de deportes, y yo no creo que me vaya a acostumbrar nunca a terminar etapas, pero la verdad es que me deja bastante triste. He de decir que la he disfrutado muchísimo y me ha resultado precioso poder a vivir mi experiencia de baloncesto de hace tantos años.


El sábado por la mañana fuimos a un partido de baloncesto entre los dos institutos más grandes de la ciudad: FMHS y GJHS. La verdad es que, especialmente el primero, era una pasada de equipo y me quedé flipando con lo bien que jugaban esas chicas.

Por la tarde, esta vez con Sara, que es básicamente parte de la familia, fuimos a hacer una ruta de senderismo preciosa bordeando el río Colorado. Si algo he de decir, es que he tenido muchísima suerte de estar en esta ciudad tan bonita y en este estado que tiene rincones para quedarse muerta.


Para terminar la semana, el domingo tras ir a la iglesia volvimos a ir a Tequila's, el restaurante mejicano que está para morirse, y después fuimos a hacer un juego de escapismo. Para los que no estéis familiarizados con ellos, consisten en una actividad a la que vas con un grupo, en la que te encierran en una habitación con pistas y tienes que averiguar como salir en 60 minutos. Ya lo había hecho en mi ciudad hace unos años, pero no lo recordaba tan chulo, y la verdad que espero poder hacerlo otra vez en este sitio antes de volver. 


Con esto termina una semana muy muy ajetreada pero que he disfrutado mucho. Sin clase mañana debido a President's Day, me dispongo a recuperar unas cuantas horas de sueño.

¡Hasta la próxima semana! ❤️











No hay comentarios:

Publicar un comentario