8/4/18

# Mi vida en USA

(+264) EASTER Y MÁS


¡Hola!

La semana pasada transcurrió con mucha normalidad, con la excepción de que el jueves tuvimos una excursión con la clase de Teatro para ir a ver la ópera de Sueño de una Noche de Verano que, aunque al principio fue un tostonazo, acabó siendo muy entretenida.

fotos del Facebook de CMU
También repartimos la tercera edición del periódico del colegio, en el que publiqué tres artículos. Ojalá hubiese algo así en España, porque los alumnos que lo redactan se involucran un montón y es una forma genial de aprender como es un entorno de trabajo parecido al que nos encontraremos en unos años.

El viernes fue un día de más descanso y de algunas cosillas relacionadas con el baile de fin de curso, pero esto ya lo incluiré cuando hable del baile.

El sábado tuvo unas 48 horas, porque de verdad que no sé cómo hice tantas cosas. Después de parar en el hospital para un recado, fuimos a Freddy's a comer. Fue uno de los primeros "restaurantes" a los que vine en América y me sigue pareciendo de los más bonitos y auténticos en cuanto a decoración.


Tras esto, fuimos a ver un poquito del partido de rugby de unos amigos del instituto; fue mi primera vez viendo uno y, aunque no me lo imaginaba así, tengo que admitir que me gustó bastante. Cuando terminó, fuimos a comprar tacones para el baile y, como no, algún par de zapatos más porque yo he venido a este país para marcharme con el triple de zapatos que con los que me vine.

Al terminar, después de recoger a la italiana, fuimos a hacer una ruta de senderismo que acabó siendo más para pintar la mona que para realmente hacerla, pero en la que nos lo pasamos muy bien.


Después de esto, y agotadísimas, volvimos a casa y preparamos nuestros huevos de Pascua. Aquí lo que hacen es cocerlos y luego meterlos en unos líquidos que venden en todas partes y los tiñen. El nuestro era versión emoticonos, por lo que no nos pudimos resistir.



Tras esto, y ya agotadas con el día, nos pasaos unas cuantas horas en el jacuzzi escuchando música y charlando sobre la vida.

El domingo, día de Pascua, fuimos a la iglesia algo más pronto que de costumbre ya que actuábamos con el coro y teníamos que ensayar. Participamos en los dos servicios (misas) del día y la verdad que fue de ponerse los pelos de punta, súper emotivo.


Después, vinimos todos a tener la comida de Pascua todos juntos. Marija nos preparó el pan propio de Serbia en esta fecha que es parecido a nuestra rosca (claro que no está tan rico jeje) e hicimos alguna de sus tradiciones, como la de competir chocando nuestros huevos y viendo cuáles rompían. Hicimos todo esto no sin antes hacer la búsqueda de los huevos escondidos por todo el jardín, lo cual nos hizo muchísima ilusión. Sin duda, el momento más memorable fue la aparición de la cabeza de un pájaro que el gato había rematado en uno de los huevos porque, a pesar de Pascua, era April Fools', que es como nuestro Día de los Inocentes.

Sara y yo chocando los huevos
Lo único que tiene de diferente el lunes es que fui a la costurera a que me cortase la falda del vestido (un hecho muy interesante y vital en mi blog). El martes, tras ir al colegio, fuimos a hacer unos recados con mi host dad y con Sara, que es prácticamente una más de la familia, y aprovechamos para tomarnos un buen helado. El precio del susodicho se medía por peso, por lo que el de Alessandra, ella bestia como siempre, costó diez dólares. Porque claro, ella se tuvo que comprar su peso en helado y, como buena española, coger las dos muestras gratis que ofrecían por haber comprado. Eso sí, buenísimo. 


Más tarde, fuimos al youth group, como cada martes.

El jueves fuimos de compras con la pequeña de mis host sisters, que tiene 19 años, y con la que nos llevamos súuuuuper súper bien. Después fuimos a su casa y cenamos todos juntos. La verdad que tanto Marija como yo hemos tenido la suerte de haber caído en una host family con la que hemos conectado de una forma muy muy especial.

El viernes por la mañana, nuestro host dad nos llevó a un sitio de nombre impronunciable donde desayunamos, nada más ni nada menos que patatas fritas, perritos calientes con chilli y queso por encima y corn dogs. América.


Después fuimos al colegio para ayudar con los decorados para el baile. Tras volver a casa y descansar un poco, fuimos a cenar a Tequila's, un restaurante mejicano increíble, y luego al cine a ver Un lugar tranquilo, una peli que aún no se ha estrenado en España y que, bueno, no sé si recomendar o no: la historia es súper original, pero fue demasiado lenta en su mayoría para mi gusto. Para terminar la noche bien, paramos en Dairy Queen, una heladería muy típica americana y que hace cada cosa que es para morirse. 

El sábado, tras pasar la mañana organizando y limpiando un poco, fuimos al cumpleaños de Sierra, una de mis amigas del instituto y, sin duda, una de las personas más vitales y alegres que he conocido nunca.


El domingo consistió en ir a misa por la mañana y después a Rooster's, un sitio de alitas de pollo increíble. Tras pasar el resto de la tarde haciendo un proyecto con Marija, termina aquí una semana ajetreadilla como mínimo.

¡Hasta la próxima semana! ❤️











No hay comentarios:

Publicar un comentario